Los turbantes están todos hechos a mano en sedas naturales, rafia y telas nobles.

Decorados con piel, hebillas antiguas u otras aplicaciones exquisitas y únicas que les dan su carácter especial y diferente.